En una de sus últimas columnas en el diario El País, la prestigiosa escritora Almudena Grandes hablaba de uno de los problemas más habituales que la gente ha padecido a lo largo de esta interminable y agotadora crisis: el riesgo a perder la vivienda. Además, pone el ejemplo cercano de una madre y su hija que han sufrido y sufren una situación extremadamente grave de riesgo de exclusión social. Les recomiendo que lean la historia porque no tiene desperdicio y seguramente la interioricen mejor que si yo se la cuento aquí.

Almudena Grandes no es la única escritora que en la actualidad escribe en periódicos como El País. En este mismo periódico podemos leer columnas de Jorge Martínez Reverte, autor de una serie de novelas sobre el periodista Julio Gálvez entre otros muchos más libros. Hace pocos días escribía sobre las preferentes de Bankia, donde pedía que se arrepintiese la identidad bancaria como tal, ya que aún no lo había hecho, y lo que es aún peor, no tiene idea de hacerlo porque de lo que trata es de limpiar su imagen.

Es de agradecer el compromiso de algunos escritores y personas influyentes del mundo de la cultura, que ante la situación extremadamente vergonzosa que sufrimos en este país, intentan involucrarnos más aún si cabe en la sociedad, o simplemente intentan abrirnos los ojos ya que hay mucha gente que aún no los tiene abiertos. Necesitamos no solo a los políticos criticando las medidas de uno y de otro, necesitamos la voz de esta gente para que los asuntos del día a día tengan una mayor transcendencia.

El problema es que en este país aún nos falta cultura, nos falta leer, nos falta entender. Porque si preguntamos por la calle quién se ha leído novelas como Inés y la alegría o Las tres bodas de Manolita,  de Almudena Grandes, muchos contestarán que de qué hablamos. Para ellos será una persona sin influencia, que escriba las columnas que escriba no les hará abrir los ojos ante semejantes injusticias.

No se olviden cuando lean un periódico que además de la manipulación y la desinformación que puede haber en él, hay escritores y artistas que escriben de verdad, que escriben sin tapujos. De ellos podremos aprender mucho más que de las restantes páginas del periódico donde nos pueden contar una verdad a medias o en algunos casos ni contarlas.

Los escritores los hay de un lado y de otro y para eso hay periódicos de un lado y de otro, pero lean, lean a estas personas que de ellas se desprende un manantial de conocimiento que nos puede servir de afluente para el nuestro. 


Deja un comentario

All fields have * are required

0 Comments