LA MECHA es una revista universitaria política, social y cultural que surgió haciendo suya la convicción de que esa etiqueta de los jóvenes que viven en su mundo, y no en el mundo, no debe tener vigencia entre los universitarios. Despertar en ellos interés hacia los problemas de nuestros días será el primer objetivo de LA MECHA. Además, conviene advertir desde ahora que LA MECHA, para servir a aquella pretensión primera, no vacilará en llevar hasta el final el derecho a la impertinencia que le corresponde por su juventud.

LA MECHA es una revista que empieza pero que nunca acaba: una revista, dos formas, dos portadas. Sobria y ebria, contando siempre con El Lector. Por muy pretencioso que sea, en 32 páginas LA MECHA quiere representar a una generación entera y, pese a las limitaciones del presupuesto, conseguir un producto rompedor, innovador y fresco.

LA MECHA nació tras presentarse a una beca en el Matadero de Madrid, ganarla y realizar un crowdfunding. Conseguimos 4000 euros gracias a nuestros más de 100 mecenas, lo suficiente para financiar, de momento, la tirada de tres números: febrero, marzo y abril. Una revista gratuita y libre que se repartirá en tiradas de 3000 ejemplares en las universidades públicas de la Comunidad de Madrid: Complutense, Politécnica, Rey Juan Carlos, Carlos III y Autónoma.

¿Por qué lo hemos hecho? Vimos que la sociedad cada vez estaba más desconectada de sí misma, que la universidad no nos estaba formando tal y como queríamos y que la ruptura iba a ser inevitable. Y, mientras tanto, solo nos decían que los jóvenes no servíamos para nada. Fue entonces cuando decidimos llevar a cabo este proyecto de forma independiente. ¿Por qué? Porque la universidad, cementerio de ideas, nos había dado la espalda.

LA MECHA se sostiene en los pilares del cambio, pero sin ignorar que casi todo está dicho ya. LA MECHA es humanista porque la cultura y el interés solo se mantienen vivos si se encarnan en las personas. Porque enseñar no es llenar un vacío, sino encender un fuego. Juan Ramón Jiménez introdujo el término "una inmensa minoría" que nosotros rescatamos ahora porque, aunque no lleguemos a muchos, el efecto multiplicador será inmenso.

En LA MECHA combatiremos ferozmente en el terreno de las ideas. Seremos polémicos y transgresores, hostiles a las convenciones sociales y marcadamente progresistas. Y recordaremos, aun en medio de la más apasionada vorágine, que el mundo llegó a este punto sin LA MECHA y que probablemente seguirá su curso indiferente después de LA MECHA.

 

 


Deja un comentario

All fields have * are required

4 Comments