Lejos del caos de la gran ciudad, de su bullicio y sus prisas se encuentra La Laguna; ciudad tinerfeña que hizo a su alcalde Presidente de Canarias. Fernando Clavijo nos cita un domingo, en uno de esos ratitos en los que comenta que se basa ahora su vida personal. Las pasadas elecciones autonómicas el pueblo canario decidió elegirlo como presidente del archipiélago y ahora hay días que se levanta en una isla, almuerza en otra y duerme en otra distinta.

 “Fue la casualidad”, dice, pero parece más bien la culminación de un proceso ascendente dentro del partido nacionalista al que se afilió en 1992. 

Pregunta. Aún hay mucha gente que ni le conoce a usted ni a su partido. Si tuviera que definir a Coalición Canaria en una sola frase ¿cómo lo haría? 

Respuesta. Coalición Canaria es un partido político que surgió de la necesidad de defender los intereses de los canarios en los principales centros de toma de decisiones, es decir, Bruselas y Madrid.

P. Dentro del espectro político, ¿se considera de izquierdas o de derechas?, ¿se define como un partido independentista?

R. Centro-izquierda. No, para nada.

P. En los 23 años de gobierno que lleva Coalición Canaria ha pactado tanto con el PP como con el PSOE, ¿con qué partido se ha sentido más cómodo?

R. La comodidad viene en función de la fortaleza. Por eso, los pactos de gobierno más cómodos son aquellos en los que tenemos el liderazgo y somos necesarios.

P. Como nacionalista se ha declarado defensor de la policía autonómica canaria. ¿Qué ventajas cree que suponía este cuerpo frente a los ya existentes del Estado?

R. La Ley de la Policía Canaria consistía en que nosotros pasábamos a crear el cuerpo. Entonces, en la medida que asumíamos la competencia, los policías nacionales y los guardias civiles podían hacer dos cosas: o pasarse al nuevo cuerpo de la policía canaria o bien, retirar los efectivos y nosotros crear las oposiciones. ¿De dónde salía el dinero? del Estado, sin suponer un mayor coste.

La principal ventaja era el control de la información. Recientemente ha habido dos extensiones yihadistas: una en Fuerteventura y otra en Lanzarote. Una señora fue detenida por captar a niñas para que fueran sus esclavas sexuales en África y otra por incitar ataques terroristas por las redes. Yo me enteré por el periódico y soy el Presidente. Es decir, ya no me entero de nada, tengo que estar constantemente pidiéndole la información al Ministro de Interior. Cuando era alcalde incluso tenía más información porque contaba con la policía local.

Lo que pasó con respecto a este tema es que se aprobó la ley y se llevó a cabo con Zapatero pero, al llegar Mariano Rajoy con la mayoría absoluta, la denegó. No hay repliegue y nos hemos quedado con una bobería: un cuerpo de la policía canaria de 110 efectivos.

P. Coalición Canaria lleva más de 22 años gobernando en las islas, ¿qué avances cree que se han conseguido gracias a su fuerza que no hubieran sido posibles con alguna otra? 

R. Hemos gobernado con el PP y con el PSOE. Al final, creo que Canarias se ha construido con los tres partidos. Si analizamos los índices de analfabetismo, de infraestructuras, de atención socio-sanitaria, etcétera, cabe decir que hemos avanzado mucho como región. ¿Esto es solo debido a Coalición Canaria? No.

Por otra parte, sí que hemos conseguido cosas. El Régimen Económico Fiscal (REF) en 1993, por ejemplo. Esta es la condición de región ultraperiférica, junto con el IGIC, y tiene dos apartados: uno fiscal y otro económico. Las ventajas fiscales son para ganar competitividad, es decir, incentivos que va a percibir una empresa por producir en Canarias, teniendo en cuenta la lejanía y el transporte: los impuestos, por ejemplo. Las empresas canarias adscritas pagan un 4% de media frente al 28% de media que pagan las europeas. Los incentivos económicos son los que te computan las diferencias, es decir, los que te ponen ya en igualdad de condiciones. 

Esa fue una batalla que lideró Manuel Hermoso en Europa pero ningún Gobierno de España lo ha reconocido. Nosotros queremos anclarlo a la Constitución para hacer que el REF dependa de la Ley de Presupuestos Generales del Estado. Esto implicaría que si hacen falta 50 millones para subvenciones al transporte el Estado te de esa cantidad exacta.

P. ¿Cómo valora el resultado electoral en el ámbito nacional en el pasado 20-D?

R. El resultado es bueno si ahora somos capaces de ponernos de acuerdo. Un Congreso de los Diputados plural es mejor. Los cuatro años de la mayoría absoluta del Partido Popular han dejado mucho que desear. La pluralidad siempre es buena en política, lo que ahora hay que evitar es dar un espectáculo. Desgraciadamente, considero que ya lo estamos dando. Espero que todo esto solo sea una tormenta pasajera y que nos pongamos de acuerdo porque repetir elecciones supondría un fracaso colectivo como país; sería la evidencia clara de que nuestra clase política es incapaz de entenderse.

P. Y, en relación a Canarias, ¿cuál cree que puede ser el Gobierno o pacto más favorable?

R. En el que seamos necesarios. Si es Pedro Sánchez fantástico, pero que necesite a Ana Oramas. Si es Rajoy igual y que, cuando lleguen los presupuestos, necesiten el voto de Ana para sacarlos; que cuando se tengan que renegociar los aspectos económicos del REF que necesiten de nuevo su voto y que, cuando salga la Constitución vuelvan a necesitar el voto y Canarias quede bien colocada.

P. ¿Considera que Coalición Canaria ha obtenido un buen resultado?

R. No, es el escaño que teníamos. El ir divididos, sin Nueva Canarias, nos ha afectado. Nos hubiese gustado obtener tres para poder tener grupo parlamentario propio pero podemos decir que, viendo panorama en sí y considerando la división,  hemos conseguido escapar. Al menos mantenemos la representación.



P. Canal Nou, Telemadrid, TV3… las críticas hacia las televisiones autonómicas son abundantes. ¿Están politizadas las televisiones públicas? ¿Qué espera de Televisión Canaria?

R. Los criterios de las televisiones públicas deben estar al margen de las privadas. Tiene que oírse y verse porque sino no cumpliría su función como instrumento de comunicación regional, pero también tienen que existir otros aspectos más culturales, que ayuden a la cohesión y a la generación de patria…

Como medio de comunicación, Canarias la necesita porque un incendio en La Gomera, en un momento determinado, no es noticia en ningún otro canal nacional. La información canaria tiene que tener un medio que le permita seguir qué está ocurriendo en cualquier isla en momentos concretos. Sin embargo, tenemos que hacerlo mejor y por eso, a lo largo de este año, vamos a hacer alguna modificación legislativa.

P. Suele quejarse de que se le escucha poco desde el Gobierno central y que en muchos aspectos Canarias no tiene voz.

R. Sí, evidentemente. La falta de peso político en Madrid y el no ser decisivos hace que cuando no haya dinero para las carreteras de Canarias sí se haga la circunvalación de Santiago de Compostela porque Mariano Rajoy es de Galicia; que cuando todo el mundo sabía que no le iban a dar las olimpiadas a Madrid el Estado siguiera metiendo miles y millones de euros para las infraestructuras; ¿por qué? porque el PP tiene los votos en Madrid. O, incluso, que cuando Felipe González era presidente del Gobierno de España, se hizo la Expo y el AVE a Sevilla. Con lo cual, al final, se confirma que quien gobierna fomenta y apoya a aquellas Comunidades Autónomas donde más votos tiene y, ahí, es donde se nota que Canarias pasa a segundo plano si no es el escaño decisivo.

P. Centrándonos ahora en Educación, ¿considera que Canarias está muy atrasada con respecto a la península?

R. No, no. Vamos a ver qué ocurre: ¿estamos contentos con la educación? No. ¿Se puede hacer mejor? Sí. Piensa que en los años 70 el índice de analfabetismo en Canarias era casi del 40%; partíamos de una situación muy lejana al resto. En 56 años hemos avanzado pero aún es difícil hacer comparaciones porque siguen sin podernos aplicar por igual ciertos parámetros. Se mejora poniendo más recursos y medios, pero no estoy dispuesto a flagelarme porque, al final, esto no es un fracaso de políticos, es un fracaso del sistema educativo en general.

P. En ese contexto, qué tiene que ver la Educación en las medidas que se llevarán a cabo con la subida del presupuesto del 2016 en la búsqueda del aumento del PIB en 2,8%?

R. Ahí entra en juego el famoso IGTE (Impuesto General de Tráfico de Empresas). Lo que necesitamos mejorar es la competitividad de la economía canaria. El sector público en sí no genera competitividad y, aún así, el incremento del presupuesto lo hemos destinado prácticamente a él; hemos hecho la Prestación Canaria de Inserción, la Ley de Dependencia, entre otras cosas relacionadas con la educación. En los otros sectores buscamos mejorar las infraestructuras turísticas  púbicas, incentivar la industria y la energía. Por su parte, el sector primario, requiere ayudas a la producción y la modernización.  

Hemos diseñado un programa para distribuir los 193 millones de euros en los distintos sectores con varios objetivos: que en el sector turístico, que va a crecer a nivel mundial por una media del 5%, sigamos captando un 5% más, para que las industrias sean más competitivas, para tener el cambio energético hacia las renovables; para que haya inversión pública en el sector de la construcción que tira de la ferretería, del transporte; y para que el comercio funcione. A este plan hay que sumarle unos 10 millones de euros para las universidades. Queremos hacer un programa para que se contraten a finales de la legislatura 1000 titulados universitarios por cada provincia y universidad. Al fomentar de esta manera la cultura empresarial un alto porcentaje de empresas se acabarán quedando con los titulados.

Por lo que nombraba antes al IGTE era porque este impuesto, de carácter estatal, ya no va a ser aplicado a Canarias. En el año 1993 Paco Clavijo, un Catedrático de Derecho Financiero de la Universidad de La Laguna, mi tío, junto con el Gobierno de Canarias creó que IGIC, el Impuesto General Indirecto Canario, equivalente al IVA. Cuando se crea el IGIC el Estado dice: si ponemos el IGIC yo dejo de cobrar el IGTE, y el Estado pierde recaudación. Entonces, acordaron que un porcentaje del IGIC se le tenía que dar al Estado en compensación por este impuesto que dejaba de cobrar. Pero esto ya no es así, ahora Canarias ya no va a tener que compensar más al Estado por lo que pasamos a contar con más presupuesto.

P. Estamos en una situación donde el debate está en si el político debe ser profesional o no. ¿Qué le motivo a meterse en política?

R. No se lo creerá, pero fue la casualidad. En segundo de económicas un grupo de amigos me invitó a un acto solidario organizado por ATI (hoy Coalición Canaria). Me vi con una hucha recogiendo dinero para ellos y ahí me engancharon. Seguí metido, fui a un par de reuniones y ya. Nunca muy en serio; estaba más bien centrado en la carrera. En el año 1999, cuando entra Ana Oramas de alcaldesa en La Laguna me llama y dice: “Oye, quiero que te vengas” y entré en el ayuntamiento como Gerente del Organismo Autónomo de Actividades Musicales sin tener ni idea de música; luego, acabé como Concejal de Seguridad Ciudadana y Transporte hasta el 2007. Ese año ya me dice: “quiero que seas mi número dos en la lista” pero, un año después me soltó: “mira, me voy y te quedas de alcalde”. A mí me parece que ella hubiera sido una magnífica presidenta pero, en los últimos seis meses antes de las elecciones, desde todas las islas me dicen: “Necesitamos un cambio, gente joven”. Todo ha sido gracias a ella porque yo nunca tuve este tipo de inquietudes.

 

 

 

 


Deja un comentario

All fields have * are required

0 Comments